jueves, 13 de diciembre de 2012

"El Día de Fer"

Aquí os dejo mi secuencia favorita de "Ay, Pavloba": "El Día de Fer".



Como dije en el audiocomentario del corto: el cine mudo es cine en estado puro. ¿Por qué? la respuesta es bien sencilla: porque en ausencia de diálogos te tienes que valer de un lenguaje puramente visual para narrar una historia, o una parte de ella como ocurre aquí. ¿Y qué es el cine sino un lenguaje en esencia basado en lo visual? Hoy en día, ampliando lo anteriormente dicho y valiéndose también del sonido (que no se me interprete mal: el sonido es muy importante en el cine), siempre hay que intentar prescindir de diálogos innecesarios, que parecen haber sido creados únicamente para ocupar huecos. Reconozco que en todos los cortometrajes que he realizado existen este tipo de diálogos. Precisamente por eso quizás me sienta especialmente orgulloso de esta pequeña secuencia, este pequeño corto dentro del corto: sin diálogos, sin rótulos, capaz de contar algo sólo con imágenes y música, incluso hasta conseguir sacar alguna que otra carcajada al público.