domingo, 6 de marzo de 2011

Mark y Bertie

Ya antes de la ceremonia de entrega de los Oscar parecía bastante claro que el duelo final se encontraría entre dos películas: "La Red Social", de David Fincher, y "El Discurso del Rey", de Tom Hooper. Especialmente en dos categorías: Mejor Dirección y Mejor Película. Algunos amigos, y colegas cortometrajistas, como Jon Rivero, Alberto Lavín o Enrique Lojo, han manifestado su preferencia por la película protagonizada por un personaje tan importante en la actualidad como Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, la mayor red social que existe. Yo, sin embargo, siento una irresistible preferencia por la historia de Bertie, ese hombre tartamudo que por diferentes razones acaba convirtiéndose, muy a su pesar, en el Rey Jorge VI.

Partiendo de que a nivel técnico las dos películas rozan casi la perfección, los actores en ambas están más que formidables y sus historias son igualmente atractivas, cada una por razones diferentes, os preguntareis ¿por qué Bertie antes que Mark?

Mark

"La Red Social" es una gran película. Una historia de un chico, Mark (interpretado por Jesse Eisenberg), que por alguna razón tiene una tremenda incapacidad para tener amigos. Una persona solitaria, extraña, que sin embargo posee una brillante capacidad para la informática y que es capaz de crear una red social que conecta a millones de personas en todo el mundo. Una idea brillante, aunque sea una versión 2.0 de una ajena, que ha revolucionado la comunicación en nuestros días, y que merecía tener un reflejo como este en la gran pantalla. Pero Mark va pagando un alto precio para conseguir llegar a lo más alto, si al comienzo de la cinta el personaje podía contar sus amigos con los dedos de una mano, al final su soledad es total, hasta su mejor amigo lo ha demandado judicialmente. Mark es un fiel reflejo de la sociedad actual: personas conectadas a internet de manera constante, y que por ello pagan un alto precio en su vida personal. Una sociedad competitiva donde algunos individuos no tienen reparos en hacer daño a otros por conseguir los objetivos que se propone. Y a pesar de todo el guión de Aaron Sorkin es capaz de conseguir que nos identifiquemos con Mark, ya que en realidad, aunque a veces cueste creerlo, no es una mala persona. Sin duda una película que se ha convertido en un símbolo de nuestra generación.

Bertie

Sin embargo, pese a lo estimulante que resulta la historia del joven Mark, es la historia de Bertie (interpretado por Colin Firth, ganador del Oscar por este papel) la que verdaderamente me llega. En "El Discurso del Rey" nos encontramos ante dos mundos totalmente distintos: el mundo de la monarquía y el mundo del "hombre común". Cada uno de ellos es representado por Bertie y Lionel, respectivamente. Este último es el logopeda, maravillosamente interpretado, como no podía ser de otra forma, por el australiano Geoffrey Rush, que durante el film ayuda a Bertie, poco a poco, a ir salvando el problema que ha marcado su vida: la tartamudez. Son dos mundos opuestos que sin embargo en estos personajes consiguen encontrarse, mediante la colaboración, el respeto mutuo, y que acaba transformándose en una profunda amistad. Una historia de superación en la que Bertie va cambiando de un personaje que pretende, aunque no pueda debido a su cargo, pasar desapercibido, a un personaje que se posiciona en la primera linea y se convierte en un importante símbolo para su país en tiempo de guerra. Una historia que nos enseña que muchas veces las adversidades pueden ser superadas, aunque necesitemos un pequeño empujón, a veces incluso de quien menos lo esperamos. Si a ello le añadimos toda la carga histórica que posee la película, algo que siempre me ha encantado, el flechazo resulta inevitable.

3 comentarios:

Jon Rivero dijo...

Es una de las frases que has dicho la que me parece la clave de todo esto

"Una historia-pelicula de superación". Cuando aparece esta frase haciendo cine me da miedo
Es por eso por lo que me gusta muuuucho menos, el discurso del rey que la enorme RED SOCIAL de Fincher
Estoy un poco harto de las historias bigger than life

Eso si firth hace papelazo y Rush es de otro mundo, superactores ambos


El hecho de que Fincher no le hayan dado el oscar me parece mucho mas que indignante. Es un robo a un tio que ha hecho tantas obras maestras

Un abrazo tio!

Nanduco dijo...

¿Y qué tienen de malo las películas de superación personal, Jon? Al fin y al cabo la vida es una superación continua de las dificultades con las que nos encontramos.

Finch es un gran director, y bien es verdad que aún no ha tenido el reconocimiento que merece por parte de sus compañeros de profesión. Pero a un director en la categoría de Mejor Dirección se le debe de juzgar por la película por la que está nominado en ese momento, no por su carrera. Y es justamente lo que se ha hecho este año. Creo que Tom Hooper lo ha ganado muy merecidamente. Aunque está claro que elegir entre él y Fincher no debe de ser moco de pavo. ¿Lo más justo? que el premio hubiera sido ex-aequo entre los dos, pero en un sistema de votaciones es algo difícil de conseguir. Y puestos a elegir a uno, me alegro de que se lo hayan dado a Hooper.

Un abrazo crack!

lojoquetecojo dijo...

¿No le puedo poner un "me gusta" al comentario de Jon Rivero?

Mierda.