lunes, 26 de mayo de 2008

Las mejores secuencias del cine cómico (2)

Esta vez le toca el turno a una de mis películas favoritas, de uno de mis directores favoritos: "¿Telofono Rojo?: Volamos hacia Moscú" de Stanley Kubrick. Fue dificil escoger una secuencia concreta, ya que esta delicia de película está plagada de buenos momentos que siempre quedan en el recuerdo de quien la ve. Sin duda se trata de una gran comedia, que cuenta con una sana diversión que a nosotros, los seres humanos, tantos nos apasiona: reirnos de los poderosos. En este caso concreto el blanco del chiste lo ocupan los gobernantes Americanos y Rusos (quizás más los americanos, pues como dijo Kubrick: "son a quienes conozco más de cerca") en plena Guerra Fría y en un hipotético ataque entre bloques. Aunque sin duda dentro de ese blanco el centro de todo tipo de bromas lo encajan los militares norteamericanos, geniales interpretaciones de Sterling Hayden, como un desquiciado jefe de una base militar, y George C. Scott, como un mujeriego y belicoso general. Mención aparte merece Peter Sellers, uno de los geniales actores de la comedia, que en esta película interpreta no uno sino tres papeles: presidente de los EE.UU., capitán Lionel Mandrake y el Dr. Strangelove, personaje que se ha convertido en todo un icono del cine. Sin duda una película muy recomendable.



"Ha tenido una idea digna de ser rusa, profesor"... ¡¡Buenísimo!!

sábado, 10 de mayo de 2008

lunes, 5 de mayo de 2008

Las mejores secuencias del cine cómico (1)

He decidido dar un poco de vida al blog y, como no podía ser de otra forma, voy a comenzar poniendo una serie de entradas sobre las mejores secuencias del cine cómico. No os preocupéis que esta misma semana podréis disfrutar de "Insomnio" en este espacio.

En este caso se trata de la parte titulada "La Inquisición Española" de la película "La Loca Historia del Mundo" del siempre genial director Mel Brooks. Una desternillante escena protagonizada por el propio Brooks, encarnando al personaje de Torquemada, tan odiado (o tan querido) en aquellos tiempos de la España medieval. En cualquier caso un personaje que la historia nos lo retrata como monstruoso (seguramente lo fue) y que Brooks consigue, ya veréis de que manera, transformarlo de tal manera que nos parezca el tipo más carismático que hayamos visto. Viendo esa escena nos llegamos a reír de algo tan trágico como fue la inquisición. Sin duda es una muestra de ese gran talento que poseía Mel Brooks para conseguir ver el lado cómico de cualquier cosa que existiera.



No se si a vosotros/as os pasa lo mismo, pero después de ver esta secuencia me es imposible no tararear el estribillo.

jueves, 1 de mayo de 2008